Tres

Cada respiro me llevó a estar sobre tu pecho, escuchaba cada historia, esas palabras de sinceridad se convirtieron en mi melodia.

La magia misteriosa de respirarte. Aceptar que quizás solo tenía que estar allí para que me hicieras sentir humana, muda de entendimiento, perdida en el sollozo de lo enigmático.

Capa a capa se disuelven mis resistencias, capa a capa tu ser me abraza el ímpetu.

Esa parte de mi, que cohabita en tu espíritu.