Trance

Me encontré frente a ti, intentando cambiar, pretendiendo amoldar mi intuición.

Siente como quieres correr sin ataduras, como el mensaje en el leguaje pierde la sensatez mientras las palabras se fugan lejos de ti.

La voz revuelta.

La perfecta continuidad que acaricia la ola sobre la piel de la arena ¿Si me quedo bajo el sol mi piel se tostaría hasta la extinción? ¿Si me quedo bajo el sol hasta hacerme una con la arena?

Me arrastrará la marea, flotaré en tu mirada, alejadas de la rigidez, podré recorrer cada corriente, sin rumbo, junto a prisa del levitar, dormiré en el coral hasta volar hacia la nube y extenuarme en el aire para al caer como la gota que roza tu cuerpo.

La minúscula partícula que reposa sobre tu espalda exfoliandote las ansias de adorar estos labios que no saben decir tu nombre.

Esta piel no se quema, pero si sabe ahogarse. Encuentro refugio en la derrota para poder estar sobre ti sin que te des cuenta. Escucho romperte ante mi, le gritas a las piedras que intentan contenerte, tu boca seca, inánime.

La arena se diluyo con la tinta, mojando la página en blanco que siempre intenta llegar a ti, lloviendo a cántaros sobre un cuerpo que no puede sentirte.

Vienes a mi derrumbando con el mirar cada bloque que construyo para mantenerme sin ti, en este monumento ya expirado.