Seis

Todos me ignoraron, no hubo revuelo, nadie contestó.

El sueño de cualquiera, la aceptación silenciosa.

Aún espero alguna postal con algún aliento, felicitaciones o tan solo un; buena suerte en las crónicas de una sexualidad omitida.