Persistiendo en el Noviembre

Siente lo que sientes sin juzgarte tan duro.

Vive la libertad que te da la soledad. Abraza tu verdad con la certeza de su impermanencia. Cuando te mires dentro vacia las miradas superficiales de los otros.

Los sonidos del mundo se cuelan por la ventana, hasta el cielo se nubla.

Cuando eres de cristal todos pueden pasar a través de ti, te quedas intangible, dejas de brillar, los reflejos estan dispersos, la fatiga de acumularlos te ciegan la exaltación.

Escondiendome del amor, cerrandote la puerta, contemplando desde la honestidad de mi naturaleza, la destierro sin titubeo. Regreso a la sombra que me regala el torbellino del temor de vivirme.

No puedes enamorarte cuando eres amor.

Tengo miedo de mi, de querer ser y estar, de perpetuar y permanecer, de recorrer y apaciguar, de expandirme y no desparecer.

Soy adicticta a la magia que nos conecta, al silencio de sentirte cuando te dejas ir, a la ternura del instante efímero que no volverá.

Se me pertuba el descanso y la ganas de besarte.