Para ti

Escribo para ti.

Para ejercitar la complicación de aprender algo sin mayor esfuerzo.

Escribo para ti.

Para llevar un reporte de emociones detallado, al que pueda regresar en caso de emergencia.

Escribo para ti.

Para evitar viajar en el tiempo, para guardar las melodías que me regalas en la intimidad.

Escribo para ti.

Para ver reflejado tu brillo en el espacio físico donde me encuentro sin ti.

Escribo para ti.

Para crear otro portal donde pueda acceder a tus pensamientos.

Escribo para ti.

Para mantener la compostura, para salir de mi cabeza.

Escribo para ti.

Para encontrar la verdad, para infringir las leyes de la física.

Para viajar en el tiempo-espacio.

Para tomar mis dosis de engaño.

Escribo para ti.

Para sentirte.

Escribo para ti.

Para asfixiar tus inseguridades, para callar tus dudas.

Escribo para ti.

Para añorarte cada vez menos. Para darte amor, para encender luces.

Escribo para ti.

Para sacarte de mi imaginación y traerte a mi realidad.

Escribo para ti.

Para darle espacio a tu complicidad con mi subconsciente.

Escribo para ti.

Para reflejarme, encontrarme y aceptarme.

Escribo para ti.

Porque te hace feliz, porque entiendes lo inexplicable.

Escribo para ti.

Para olvidarme de tu presencia, atraparte en las palabras. Para distraerme de lo que siento por ti.

Escribo para ti.

Para parar el tiempo, para despertarme y poder ver tu cara.

Escribo para ti.

Para abrazar tu dolor, acompañarte en la confusión y soñar con los ojos abiertos.

Para que sorbo de café por la mañana traiga la amnesia de esas vidas donde nunca fuimos.

Para encontrar la manera de reestructurar frases sin sentido.

Escribo como herramienta de emergencia, para darle electroshock a este corazón que a veces se me queda apagado.