Helar

Se le escurre la elegancia bajo el despojo de la sonrisa innecesaria. El juicio precoz sin titubeo difuminando la comprensión entre el vaivén desolado, me pierdo en el recuerdo de su olor.

… el extrañarle sin poder decirlo.

Embarrada de condiciones en el destello de la confusión, coagulamos sin oxigeno. El privilegio del sollozo escondido bajo la sombra de la incertidumbre.

Asfixiada de privacidad, reducida por sus caprichos, divulgo la cuenta regresiva hacia el rumbo ficticio.

Escupe la certeza amarrada al acto de complacer a todos menos a ti.

El signo de exclamación sobre tu universo, el intento fallido de la renuncia, deleitable amante, acabó cerrando la puerta a este falso punto y seguido.