Combustión

Llueven cenizas de ese fuego, que a la vez me da calor, caen sobre tu pelo, con ojos cerrados, sin necesidad de aguantar el aire, comienzas a cantar, se disuelve la incomodidad.

Son aguas nuevas, sincronizadas a ojos cerrados. Bajo un eclipse penumbral lunar sin posibilidad de ser visto bajo la nube que cubre la ciudad.

Ese cambio de dirección en el último minuto en un intento de recordarme una incertudumbre de encuentros desacertados. ¿Me río? ¿Lloro? O mejor recuerdo un principio desenfrenado abierto a la locura inaudita de errar, errar una y otra vez, errar viviendo esa verdad.

Mi corazón cantaba bajo tus melodías prodigio. En frente a la hoguera, disolviendo mis preconceptos, lentamente mis dudas se consumen, cerrando los ojos dejandome llevar por sonidos que solo ablandan cada paso en falso que di solo por olvidar prestar atención. Acabando en un pedestal collapsado en ruinas de un meticuloso camino sin rumbo.

“Con las ganas que me abraces”

Las brazas ursupan mi olor, estaba tan cansada que me hundí en el tiempo viendo como se quemaba la confianza en cuestiones de segundos en la injusticia de llevarte en secreto, ¿por qué no me estoy quemando junto a la arbitriaridad del destino? ¿Cómo sigo de pie viendo a través de tus ojos como se disuelven los plurales?

Todas las letras contaban esta historia.

Se me fue de vacaciones la capacidad de entendimiento, puede que solo existas aqui en la tranquilidad de mi mayor confusión, donde se puede adornar una mirada, donde se puede abrazar el deseo.

Existo donde quiero desaparecer, llegando tarde a las citas del destino, escribiendo para no deseparecerte, quiero echar a correr pero me amarra lo absurdo ¿qué tan libre puedo ser si estas cerca?

“Vente conmigo”

Aún así quiero secuestrarte, aún aquí en la derrota respiro esperanza, aún por ti me arrojo en este abismo.

Duermo en lagrimas, despierto en sollozos. ¿Cómo se encierra el sentir? ¿Cómo me miento a mi misma? Cómo me hago ordinaria en un mundo donde no sé ser otra cosa que descontrol.

Me falta honestidad, me sobra identidad, me engaño con falsas estrategias, se me limita el amor en esta dirección.

Nuevamente, bajas del taxi. Nuevamente sigo sin rumbo. ¿Es aquí donde no me equivoco? ¿Es quizás este el camino?